Ejercicio sin salir de casa: ¡Ya no tienes excusas!
Permalink

0

Ejercicio sin salir de casa: ¡Ya no tienes excusas!

   ejercicio sin salir de casa

    Te levantas temprano. Te lavas la cara, te cepillas los dientes y te miras en el espejo analizándote como si de un jurado en un concurso de belleza se tratase. ¿Quién no ha “sufrido” esta terrible situación alguna vez? Esos segundos en los que te das cuenta que tu imagen personal está atravesando por unas turbulencias fatídicas propiciadas por el estrés, la carga laboral, los niños, la pareja… Y empiezan a desfilar por tu mente las cenas consistentes en pizzas, hamburguesas y demás comida preparada, los días en los que la idea de salir a hacer un poco de “running” se cambió a última hora por tomarse una cerveza con los amigos… Pero como dice el dicho, no hay mal que por bien no venga, y después de esos minutos de desánimo llega un momento de lucidez máxima, en el que te vuelves a mirar al espejo y dices: “¡SE ACABÓ LA PEREZA! ¡HOY EMPIEZA EL PRIMERO DEL RESTO DE MIS DÍAS!” Y tras ese instante, la imagen que pasa ahora por tu cabeza es la de una persona “embutida” en un chándal corriendo cual Rocky Balboa y desayunando copos de avena y leche desnatada.

    Ahí debería acabar la historia, pero tod@s sabemos que un porcentaje muy alto de las veces el arrebato de “revancha vida-sana” dura el tiempo de darnos cuenta que hay que coger el coche para ir al gimnasio, o que hay que comprarse unas zapatillas nuevas para correr porque las viejas están desgastadas… y que el siguiente pensamiento que tenemos es un aplazamiento temporal de la idea inicial, algo como: “Mañana sin falta me apunto al gimnasio, que hoy no sé si me dará tiempo a la hora que es…”, o “No sé si con estos zapatos voy a poder correr, mañana o pasado voy a comprar unos nuevos y entonces empiezo el cambio de vida…” Y ahí acaba el ímpetu. La rutina vuelve a hacerse dueña de nuestros actos y lo que iba a ser una conversión radical a la “secta” de la salud, se transforma en una declaración de intenciones sin ninguna aplicación práctica. Y el ciclo vuelve a repetirse al cabo de un tiempo.

   ¿Desolador? No te preocupes que te vamos a ofrecer la solución definitiva para romper ese bucle y ayudarte a alcanzar el punto de motivación necesario para que te “pongas las pilas“.

EJERCICIO SIN SALIR DE CASAejercicio sin salir de casa, motivación

    ¿Qué pasaría si cuando te encontrases en un “pico alto” de motivación no tuvieras ni que salir de tu propia casa para entrenar? Pues que te sería más difícil encontrar la excusa perfecta para auto-engañarte y aplazar el momento de ponerte “manos a la obra“. Vamos a ofrecerte ideas que te pueden ayudar a realizar ejercicio sin salir de casa:

  1. Convierte tu garaje (o sótano, o patio, o cualquier habitación que tengas desusada) en tu gimnasio: Piensa: “¿Tienes alguna habitación que no uses o que puedas re-adaptar para transformarla en tu propio gimnasio?” No vas a necesitar un espacio enorme. Bastarán unos pocos metros cuadrados para conseguir tener tu “gym privado. Con un banco, unas pocas pesas y un suelo de goma para que no destroces el suelo, podrás ejercitar y tonificar prácticamente todos los músculos de tu cuerpo. Además, si “buceáis” un poco en Internet, podéis encontrar páginas que ofrecen este tipo de productos a precio muy ajustado, como por ejemplo https://picodi.com.ar/fitness-beat, que ofrece cupones de descuento que harán que vuestro gimnasio se ajuste al presupuesto más bajo posible.
  2. Infórmate de cómo realizar ejercicios funcionales en tu propia casa: En el mercado hay máquinas y accesorios específicos para poder llevar a cabo una rutina completa de entrenamiento funcional. En CaféVerdeWeb tenéis un post donde explicamos brevemente en qué consiste, pero podemos adelantar que para personas que no tienen una constancia deportiva extrema, este tipo de ejercicios consigue que el entrenamiento sea divertido (y eficaz). En la misma página de antes (picodi.com.ar) hay cupones de descuento de webs que venden este tipo de accesorios. Recomiendo echarle una ojeada para ahorrarse un dinerillo.
  3. Saca del trastero la comba de cuando eras niñ@: Aunque parezca una tontería, saltar a la comba, patinar, o incluso un juego de “críos” como el hula-hop, puede convertirse en una rutina muy eficaz de ejercicio aeróbico que nos haga bajar esos kilitos que nos sobran. Además, puede llegar a ser incluso divertido.
  4. Hazte con una bicicleta estática: Bici estática, elíptica, cinta andadora… cualquiera puede valer para colocarla frente al televisor y aprovechar ese programa o serie que tanto nos gusta para quemar unas calorías fácilmente y acelerar el metabolismo.

¿Y tú? ¿Tienes algún truco infalible que uses para entrenar en casa? ¡Anímate y deja tus comentarios!

Ejercicio sin salir de casa: ¡Ya no tienes excusas! 5.00/5 (100.00%) 1 vote

Deja un comentario

Required fields are marked *.